Indígenas se le plantan a Coca Cola: no cambian nombre de la Coca Pola

 


La multinacional le pidió a una empresa del pueblo nasa cambiar el nombre de su bebida. Los indígenas se niegan a hacerlo y desde ya alistan su defensa.

Los diez días de plazo que tenía la empresa indígena Coca Nasa para responder a una reclamación enviada por los representantes legales de Coca Cola se vencieron en el 2021, por lo que se preparan para un eventual pleito jurídico con la compañía mundial, a la que no le ha caído nada bien la comercialización de la cerveza Coca Pola.

Se trata de la primera cerveza producida a partir de hojas de coca por una microempresa liderada por indígenas nasa oriundos del departamento del Cauca, una de las regiones más golpeadas por el conflicto armado y un enclave de cultivos de plantas como coca y marihuana, apetecidas para su uso ilícito.

Se llama Coca Pola y viene en una lata de color naranja de 330 ml. con 5 % de alcohol. Empezaron a divulgarla desde finales de 2019, luego de años de prueba y error, para encontrar una fórmula ideal que hiciera de la cerveza un producto atractivo en mercados alternativos, así como para evidenciar los usos legales que tiene la coca, una planta con la que también fabrican productos medicinales, bebidas energéticas, ungüentos, harinas y hasta galletas.

La divulgación de la bebida a través de redes sociales llegó a los oídos de la compañía estadounidense, que mediante la firma de abogados Brigard Castro le hizo llegar a los indígenas un documento de 16 páginas en el que señalan que “la expresión Coca Pola es muy similar desde la perspectiva ortográfica y fonética a la marca de mi poderdante, lo cual podría generar confusión en el mercado y suponer un aprovechamiento indebido de la reputación de Coca Cola”.

En el oficio, los abogados daban 10 días para que Coca Nasa, la empresa de Tierra de Indios S.A.S., “cesara” el uso del nombre Coca Pola en su cerveza artesanal, respuesta que se quedaron esperando.

No la cambiaremos. Somos los dueños originarios de la palabra coca y de la materia prima”, dijo Fabiola Piñacué a EL COLOMBIANO, fundadora de Coca Nasa, quien explicó que en el idioma del pueblo nasa, la palabra “pola” significa “porción”, por lo que el nombre de la bebida se traduciría como “porción de coca”.

Piñacué es originaria del pueblo nasa en el Cauca, región donde cultivan la hoja de coca que luego es llevada hasta Bogotá, donde tienen las instalaciones para la producción de la Coca Pola.

El Cauca tiene 16.543 hectáreas sembradas con coca, la mayoría de ellas identificadas por el Gobierno como de uso para la extracción de clorhidrato de cocaína y pasta base de coca, insumo perseguido por los narcos.

Pero Piñacué, así como otros indígenas, es defensora del cultivo de la coca para la fabricación de productos legales: “La coca no es un cultivo ilegal, lo ilegal es lo que hacen con la planta. La hoja de coca es un símbolo cultural y sagrado del pueblo nasa y trabajamos en su recuperación”.

Con esa motivación es que empezó la empresa en la que trabajan 15 personas en Bogotá, sin contar a los indígenas que contribuyen de manera indirecta desde el Cauca, por eso se rehusa a cambiar el nombre de la cerveza que se comercializa entre 7.000 y 10.000 pesos en mercados alternativos de Medellín, Cali, Bogotá y otras ciudades.

Además de la petición de The Coca Cola Company –que lleva 135 años en el mercado mundial–, los abogados señalan que este podría ser un caso que va en contravía de la ley de marcas y una violación a la competencia desleal.

“The Coca Cola Company es la única autorizada para utilizar la expresión Coca Cola en relación con bebidas gaseosas y similares, además que tiene la facultad legal para lograr que terceros no usen ese término o expresiones similares”, dice el oficio enviado por Brigard Castro.

Advierten que habría una infracción a ley de marcas “al ser un uso en el comercio de un signo idéntico o similar a la marca, causando confusión o un riesgo de asociación con el titular del registro”.

Indican que habría una posible competencia desleal, pues la ley “prohíbe actos de confusión y explotación indebida de la reputación ajena”.

En el pasado, Coca Nasa tuvo un encuentro similar con Coca Cola por el producto Coca Sek, un energizante producido con la hoja de coca. En ese entonces, la discusión no prosperó porque la líder nasa demostró que el nombre de la bebida estaba vinculado a su dialecto, según explicó.

Por ahora, Coca Cola no le ha respondido a la microempresa. Al ser consultados por EL COLOMBIANO, la compañía dijo que no hay comunicación oficial al respecto. La misma inquietud fue trasladada a la firma de abogados Brigard Castro, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta más allá del oficio.

Mientras tanto, Coca Nasa se prepara ante una eventual demanda y planea superar las 10 mil unidades de Coca Pola producidas el año pasado.

No hay comentarios

Imágenes del tema: Maliketh. Con la tecnología de Blogger.