"No es un delito cumplir una fantasía sexual": mujer que tuvo sexo en balcón de Cartagena








Cuestionó a la Policía tras colocarle comparendos.


Emily Barros fue la joven que protagonizó un video que se viralizó en las redes sociales teniendo relaciones sexuales con un hombre proveniente de Nueva York (Estados Unidos) en un balcón del Centro Histórico en Cartagena el pasado 15 de julio.

A raíz del hecho censurable, la Policía Metropolitana de Cartagena les impuso comparendos por “comportamientos que afectan la tranquilidad y relaciones respetuosas de las personas” , una multa que asciende a $416.662.

Sin embargo, Barros, oriunda de Santa Marta, se pronunció para expresar su desacuerdo con la medida interpuesta por las autoridades.

“¿Cómo se van a enfrascar en algo tan básico como una pareja dándose amor?, viviendo su amor, dar amor no es delito. El amor no roba, el amor no mata, el amor no hiere, el amor es algo que todos hacemos a diario. No entiendo por qué se enfrascan en esas cosas cuando hay cosas peores en el país, hay delitos grandes y la Policía simplemente busca de dónde sacar provecho”, manifestó la joven.

En su relato, dijo que “estaba con un grupo de amigos, la mayoría norteamericanos, y ya completaban varios días de fiesta”.

“El día que ocurrió la situación, estábamos eufóricos y al igual que muchas personas que tienen esa fantasía de tener un acto sexual frente de personas o ser apreciados por varias personas, nosotros tuvimos sexo en el balcón de la casa que alquilamos para pasar nuestras vacaciones”, agregó.

Durante la escena, se observa a la pareja desnuda frente a los transeúntes que rodeaban el sector de La Heroica, quienes procedieron a grabar la escena y publicarla en redes.

“Después de lo sucedido, a los 30 minutos llegaron dos uniformados hasta la casa, nos enseñaron el video y como personas decentes admitimos que sí éramos los protagonistas. Nos dijeron entonces que nos iban a multar, que eso era un acto indebido y trataban de insinuar que se arreglaba con dinero”, contó.

La samaria sostuvo que uno de los patrulleros “la agarró fuerte del brazo” y la llevó a la sala de la casa donde se hospedaban para calmarla.

“Ellos se aprovecharon de la situación, a mi amigo le tocó reunir con el resto de sus compañeros el dinero. Ellos se llevaron cerca aproximadamente 3 mil dólares. Al día siguiente llegaron otros policías y como mi amigo ya se había ido al aeropuerto, llegaron hasta allá hasta interrogarlo, pero finalmente él pudo viajar”, puntualizó.

Finalmente, Emily aprovechó su pronunciamiento para enviar un mensaje a las personas que la han criticado por el acto.

“Entiendo que no fue lo más adecuado porque si quería cumplir esa fantasía, hubiese elegido otro lugar. Pero, ¿cómo le explico a la gente que cuando el cuerpo le pide algo no se le puede negar?, la ocasión se dio, él quería, yo quería y se hizo”, finalizó
.


No hay comentarios

Imágenes del tema: Maliketh. Con la tecnología de Blogger.