Regresan los controversiales test anales para detectar el COVID-19


 

Para detener la propagación del coronavirus a dos semanas de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing, China vuelve a practicar las pruebas anales para detectar el COVID-19.

Al menos 27 personas que viven en un edificio en Pekín, se sometieron al controversial test del hisopo rectal debido a que una mujer de 26 años de edad había contraído ómicron, siendo el primer caso registrado de esa variante en la ciudad.

Las pruebas anales consisten en insertar un hisopo de algodón de hasta cinco centímetros en el recto y girarlo varias veces; luego, se retira el hisopo para llevarlo a un laboratorio y analizarlo.

En China, este tipo de test se han practicado desde el 2020, pero se volvieron frecuentes en enero del 2021 después de que un niño de nueve años diera positivo para COVID-19.

Sin embargo, estas pruebas causaron controversia en marzo del 2021, luego de que el país le pidiera a sus viajeros que regresaban a Beijing realizarse ese test.

En su momento, un funcionario del Departamento de Control de Epidemias de Pekín aseguró a medios estatales chinos que los trabajadores de salud podrían ordenar estas pruebas a todo viajero que llegara del exterior, sin embargo resaltó que no era obligatorio.

No obstante, países como Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y Alemania han mostrado su preocupación por las pruebas, aunque China niega las afirmaciones y asegura que este tipo de test pueden evitar que se ‘pase por alto’ las infecciones, ya que en esa zona hay rastros que son detectables durante más tiempo que en el tracto respiratorio.

A pesar de los controversiales test, China se ha destacado por sus estrictas medidas como cuarentenas, pruebas masivas y restricciones de viaje, y gracias a ello, ha evitado en gran medida los brotes por COVID-19.

De esta manera, las autoridades chinas han continuado con su estricta política de “cero-COVID” con refuerzo de restricciones en la frontera y aislamientos, a medida que aumenta la presión con el surgimiento de varios focos en el país antes de los Juegos Olímpicos de Invierno que se llevarán a cabo del 4 al 22 de febrero de 2022.

El lunes, el Comité de Organización de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín-2022 anuló su proyecto de vender entradas al gran público. Estaba en principio previsto que personas residentes en China pudieran asistir a las pruebas, toda vez que los espectadores procedentes del extranjero ya estaban vetados para esta ocasión.

En lugar de esa venta de entradas abierta al público local, los organizadores han previsto ahora acoger a espectadores únicamente mediante invitaciones, con el objetivo de “organizar la presencia de espectadores en las sedes” de las competiciones, indicaron, sin precisar cómo se haría la selección de esas personas.

Algunos delegados y atletas ya han empezado a llegar para los Juegos, que se llevarán a cabo en al interior de una especie de estricta burbuja que separará a los participantes de la población general.

No hay comentarios

Imágenes del tema: Maliketh. Con la tecnología de Blogger.